Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

BBVA

CUENTA DE AHORROS

Nº 419-159-405

DE LA NIÑEZ A LA VEJEZ

En concordancia con los fines y propósitos de la FUNDACIÓN SARITA DOWN, el pasado 5 de Noviembre asistimos al municipio de Anolaima, en compañía de los estudiantes de grado 10° y 11°, con el propósito humanístico de brindar atención a dos grupos de seres humanos extraordinarios: nuestros 12 niños con capacidades especiales convocados desde noviembre de 2015 y los 44 adultos mayores de la Fundación Centro de Bienestar del abuelo.

 

La experiencia de compartir, es la puesta en escena de una obra netamente humana, que traspasa los saberes académicos, para dejar prevalecer el sentimiento de servir y amar, como herramientas de comunicación.

 

La FUNDACIÓN brindó a cada niño un presente lúdico direccionado a promover habilidades sensorio-motrices, perceptuales y atencionales; e igualmente algunas prendas de vestir.

 

Realizando afectuosamente una excepción, dado que la FUNDACIÓN SARITA DOWN fue creada para prestar atención a los niños y jóvenes con discapacidad física y/o mental, se extendió a la FUNDACIÓN CENTRO DE BIENESTAR DEL ABUELO una donación en productos varios (mercado, salud y aseo) como un gesto humanístico para estas personas, a quienes debemos respeto y admiración.

 

Traemos en nuestros corazones la dulce imagen de sus sonrisas como muestras de gratitud, que nos motivan a continuar velando por mantener una labor, cuya visión estriba en el don del servicio.

 

 

UN NUEVO AÑO PARA COMPARTIR Y SERVIR

Con la directriz de dar continuidad al programa de atención a niños con capacidades especiales, el 07 de Noviembre de 2015 la Fundación Sarita Down conformó, en el municipio de Anolaima, un grupo de 15 niños con dichas características procedentes de las veredas de Reventones, La Esmeralda, El Limonal y Santo Domingo; con edades que oscilan entre 18 meses y 15 años y con diagnósticos correspondientes en un alto porcentaje a síndrome de Down, y otros como parálisis cerebral espástica, síndrome convulsivo, disgenesia del cuerpo calloso y retardo mental.

 

El pasado 16 de Enero del año en curso se convocó nuevamente el grupo para hacer entrega de los obsequios brindados por la Fundación Sarita Down (ropa, tenis, kid escolar, juguetes y golosinas). Adicionalmente se llevó a cabo entre las madres de los menores, una rifa de 2 licuadoras, 2 hornos y 2 vajillas, con el propósito de contribuir a mejorar la calidad de vida de sus pequeños.

 

El grupo se dividirá en dos y los niños junto con sus madres serán traídos a Bogotá para ofrecerles una Evaluación de Rehabilitación Integral (Pediatría, Terapias, Educación Especial, Psicología, Nutricionista, Optometría y Odontología). La Fundación Sarita Down cubrirá los gastos plenos de la valoración mencionada, al igual que los viáticos y los requerimientos médicos o de elementos que se deriven de ésta (gafas, silla de ruedas y aditamentos, entre otros).

 

De esta manera, continuaremos velando por hacer imperecedera la labor social, propia de los fines y propósitos de la Fundación, guiados por el sentido humanístico de servir y compartir con aquellos en condiciones especiales.

 

 

 

EL LADO BLANCO DEL CORAZÓN

"Los niños no son el futuro porque algún día vayan a ser mayores, sino porque la humanidad se va a aproximar cada vez más al niño, porque la infancia es la imagen del futuro."

Milan Kundera

 

La juventud, entre letras, parece un signo más, una etapa de cambios y experiencias únicas que nos llevan a probar un trozo de eso que llamamos vida; un camino que se recorre más fácil cuando nuestros corazones se unen con los de aquellos que necesitan y brindan ayuda. Sin embargo, no podemos dar por hecho que ésta surge de manera espontánea y particular; la vitalidad de la etapa que la antecede (la niñez) es un arte que nos recuerda la inocencia y produce cierta nostalgia al evocar ese fragmento inigualable de tiempo, que está colmado de memorias que poco a poco se convierten en el futuro mismo. Esta fase es fundamental para nuestra existencia, allí se concentra la ternura en pequeñas manos que están dispuestas a construir un nuevo mundo, de manera desinteresada y con mirada soñadora; donde la inmortalidad prima sobre cualquier otra acción humana, porque si en nosotros como en ellos, viviera ese niño que fuimos algún día, nuestros sueños no morirían nunca, ni el amor que ponemos al hacer las cosas.

 

Sin embargo, en las condiciones actuales en las que nos encontramos, día a día vemos cómo las personas se desconectan de su entorno, de sus niños, de sus jóvenes y de sus ancianos. Muchas veces el individuo se aísla y por instantes olvida que vive en un planeta junto a otros 7000 millones de personas que también tienen sueños y metas, y es allí cuando éste se deshumaniza por completo, porque ignora el bienestar común y pasa por alto que eso que lo vuelve "humano" no es haber sido parte de una cadena evolutiva, sino que su humanidad reside en la capacidad para interactuar dentro de una comunidad en la que sea posible promover el cambio y la colectividad. Producto de esta deshumanización vivimos hoy en una sociedad agresiva, indiferente e indolente, donde la guerra es mejor método que el diálogo y el dinero es más importante que el amor. Pero lo anterior no debe hacernos pensar que todo está perdido, porque siempre existirán personas que en su interior querrán cambiar el mundo con la mejor de las armas: el afecto, esa luz que cae sobre todos nosotros como el rayo del sol cálido y brillante.

 

Hoy en nuestro camino nos hemos encontrado con 20 historias distintas, con 20 portadores de futuro, de sueños y fundamentalmente, de vida. Estas 20 estrellas que se unen hoy temporalmente a nosotros y que brillan con luz propia, vinieron a mostrarnos cómo esta etapa, a pesar de que pueda estar llena de adversidades, siempre tendrá un sello único: el de la felicidad. Son 20 niños que siempre estarán dispuestos a brindarnos una sonrisa y a enseñarnos una lección de vida: para ser felices solo hace falta querer serlo y que la vida es más llevadera si vamos de la mano de aquellos que, desinteresadamente, quieren compartir nuestras cargas.

 

Por esta razón, es un honor para la comunidad liceísta poder contar con los miembros de la fundación Hogares Luz y Vida, un ejemplo de que cuando las acciones se enfocan en función del bienestar de otros, se logran cosas grandes y que al combinar buenas intenciones con acciones efectivas, se pueden cambiar y mejorar las condiciones de vida de aquellos que lo necesitan. Por otra parte, queremos darle las gracias a cada uno de estos 20 niños por permitirnos compartir con ustedes, ya que hoy más que ser nuestros apadrinados, ustedes son nuestros padrinos y nos han traído una muestra de que aún podemos buscar en nosotros a un niño que quiera soñar y que sepa que nunca es tarde para ser felices.

 

 

VISITA AL  CENTRO DE BIENESTAR DEL ANCIANO

El pasado  sábado 18 de Julio,  la Fundación Sarita Down se unió a la salida pedagógica que realizaron los grados 10º y 11º como parte del Servicio Social Obligatorio.

 

Orientados por los propósitos humanísticos que enmarcan el quehacer del Liceo y de la Fundación, en esta ocasión visitamos el ancianato “ Centro de bienestar del anciano” del  municipio de Anolaima, haciéndonos presentes con una donación conformada por elementos de aseo, insumos de salud y objetos terapéuticos.

 

Compartimos con estas personas de la tercera edad un espacio de afecto, escucha y diversión. Las experiencias por ellos transmitidas y,  la vivencia de su situación actual, sensibiliza nuestro sentir, haciéndonos  un llamado humanístico a levantar los ojos y mirar con respeto y admiración a estos hombres y mujeres,  que son el tesoro de nuestra sociedad.  A la vez,  genera el compromiso del servicio, ratificando que lo brindado hoy,  es lo que recogeremos cuando a través del  camino de la vida paremos en la estación de la vejez.

 

Sandra Aguilar Olivares

Terapeuta Ocupacional

Fundación Sarita Down

 

 

CAMILO RODRÍGUEZ

INCLUSIÓN ESCOLAR

Partiendo del enfoque humanístico y participativo  del colegio, orientado hacia la formación integral de sus  educandos en un ambiente de sana interacción, que forja  además  sentimientos de solidaridad y el don del servicio, el LICEO CAMPO DAVID bajo la autorización del Consejo Directivo determinó  formar parte de las  entidades educativas  que brindan el servicio de  inclusión escolar a niños  con discapacidad. Es así, como desde el año 2010 se encuentra integrado el educando CAMILO RODRÍGUEZ PEÑUELA.

 

La Corporación Síndrome de Down y el Departamento de Orientación del Liceo, han acompañado dicho proceso. En los grados de básica primaria, la formación pedagógica se orientó bajo una directriz de flexibilización curricular, es decir, una adaptación de los contenidos académicos en las diferentes asignaturas, con énfasis en lenguaje y matemáticas. Este modelo se planeó y ejecutó acorde con las capacidades y necesidades educativas del estudiante  (proyecto educativo personalizado PEP) y bajo las características de aplicabilidad al contexto real de la cotidianidad del educando.

 

Actualmente CAMILO cursa grado 6,  y el abordaje  pedagógico trasciende hacia una diversificación curricular que contempla aprendizajes pre vocacionales como preparación  a su desempeño productivo en etapas venideras. De esta manera,  en   los horarios establecidos para las asignaturas de química, física, biología, francés e inglés  el estudiante ha  venido desarrollando otra serie de actividades, en las que  cumple la función de MONITOR.

 

Los días jueves acompaña a grado Pre Escolar en la realización de diversas tareas que hacen parte de la cotidianidad del aula y a su ingreso los niños le reconocen como el “PROFESOR CAMILO”. En otros espacios apoya la clase de Educación Física, asumiendo guiado por la docente, tareas de organización propias de la asignatura. Los días lunes, miércoles, jueves y viernes desempeña una importante actividad en el restaurante escolar,  participando de la organización de las mesas (colocar la servilleta, los cubiertos y en algunas ocasiones los postres) y del llamado de lista para el ingreso de los educandos que toman el servicio. En lenguaje, matemáticas e informática  se continúan trabajando las adaptaciones correspondientes a la flexibilización de los temas.

 

La comunidad liceísta celebra su labor,  la aceptación que  cada miembro le ha brindado, es el reflejo de los valores del respeto y la solidaridad,  con los cuales crecen nuestros educandos y que son la huella indeleble de esta institución.

 

 

SANDRA AGUILAR OLIVARES

TERAPÉUTA OCUPACIONAL

LICEO CAMPO DAVID